Nuestro principal objetivo es capacitar y formar personas competentes en la Obra Misionera, por medio de un proceso de instrucción integral (Física, Mental, Social y Espiritual). Estas personas podrán impartir conocimientos y principios espirituales de una manera práctica en el estilo de vida. Cada integrante de Élite Misión Rescate liderará actividades de impacto social, proyectos agrónomos, brigadas de salud, asistencia pedagógica, orientación psicológica espiritual, coaching y emprendimiento.

Como código de conducta:
1. Mi primera misión, hablar con mi general Dios de los Ejércitos en el devocional en las madrugadas.
2. Como sacerdote de mi casa hago el culto familiar matutino y vespertino.
3. Consagro cada alimento.
4. Hago contacto directo con Dios mínimo tres veces al día.
5. Nunca termino un día sin hablarle a alguien de amor de Cristo sea verbal, materialmente con literatura o un bien hacer.
6. Mi trato a las personas es una continua misión de amor y animo con palabras de cariño. Seré un instrumento de Dios para unir no para dividir.
7. No dejare que se ponga el sol sobre mi enojo. Reconozco, acepto y corrijo, y en Cristo Jesús Mejoro.
8. Vivo cada día como si fuera el último, haciendo planes para la eternidad.

El Código de Conducta y Honor ha de interiorizarse y vivenciarse de manera personal

Cada integrante de Misión Rescate preparado para el reino de Dios, y listo a cumplir la Misión de Rescatar a las almas que perecen en el pecado. Con Énfasis en la formación integral y la excelencia de servir. Con valores y principios, comprometidos como agentes de bendición para suplir las necesidades, mejorando la calidad de vida de la sociedad y su preparación para la eternidad.

Los Comandos Élites:
1. No Juzgamos, ayudamos.
2. No especulamos o criticamos, solo identificamos para poder rescatar.
3. No nos ofendemos, comprendemos.
4. No imponemos, persuadimos.
5. No esperamos recibir, nos damos por completo.
6. Nos capacitamos antes de enseñar.
7. Nos entrenamos antes de exigir.
8. Recibimos para poder dar.
9. No disciplinamos para vencer.
10. Nos entrenamos para rescatar y estaremos siempre listos para servir, amar, ayudar y ganar.
El Código de Honor ha de interiorizarse y vivenciarse de manera personal.

es_CO
es_CO